Red de empresas fantasma de Genaro García Luna comenzó durante el sexenio de Felipe Calderón


De acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, habría montado una red de empresas fachada que le permitió ocultar más de 50 millones de dólares, los cuales podrían provenir de sobornos por parte del crimen organizado.

La cadena estadounidense de televisión Univisión contactó al director de dicha oficina, Santiago Nieto Castillo, para indagar sobre las denuncias que interpuso en contra del exfuncionario ante la Fiscalía General de la República (FGR), las cuales fueron presentadas en diciembre de 2019.

El titular de la SSP en el sexenio de Felipe Calderón recibió, a través de estas empresas, numerosos contratos por parte de diversas áreas de gobierno durante el periodo de Enrique Peña Nieto. Estas reingresaron al sistema financiero mexicano más de 200 millones de dólares, después de triangularlos a través de once países diferentes.

Esta red se formó gracias a empresas –la mayoría dedicadas a la seguridad privada- como Nunvav, Icit Private Security e Icit Holdings; y en estas participaron personas cercanas al exfuncionario, como la familia Weinberg, su esposa y su hermana, Esperanza García Luna. Durante el sexenio anterior, Nunvav recibió 215 millones de dólares del gobierno mexicano, incluyendo 104 solo de la Secretaría de Gobernación.

García Luna, además, colocó a colaboradores suyos en estas empresas, incluso mientras seguían en el servicio público durante la administración de Felipe Calderón, incluyendo al director de Desarrollo Penitenciario, Marco Antonio Novello; así como al jefe del Estado Mayor de la Policía Federal, Oswaldo Luna.

Sin embargo, esta no es la única vez que García Luna hizo uso de redes de empresas, ya que durante su periodo al frente de la SSP montó un sistema de inteligencia para realizar vigilancia de narcotraficantes y ciudadanos en general, llamado la Plataforma México, la cual contó con la anuencia del entonces mandatario, Felipe Calderón.

A través de 22 empresas y tres universidades públicas, el secretario estableció su red de espionaje, cuya operación tuvo un costo total superior a los 3 mil millones de pesos, de los cuales 2 mil 773 millones se destinaron al desarrollo tecnológico. El más beneficiado fue el empresario Carlos Slim, cuyas empresas se embolsaron ml 258 millones de pesos, seguido por Hewlett Packard, que se llevó 309 millones.

Mientras espera su juicio en Estados Unidos, acusado de aceptar sobornos –ingresados a través de su red de empresas- y apoyar la operación del narcotráfico en aquel país, el extitular de la SSP podría valerse de la información recopilada por la Plataforma México para poder negociar y conseguir una sentencia reducida, a pesar de que inicialmente se declaró inocente.

Con información de Univisión y Sin Embargo.

Imagen: Proceso

Comentarios de Facebook
¿Te gustó nuestra información?, por favor siguenos en Facebook