Oscuro como el petróleo: Amado Yáñez, ¿quién es?

Amado Yañez es uno de los empresarios mexicanos que realizó uno de los fraudes más grandes de los últimos años en México.

Amado Yáñez Osuna es socio mayoritario de Oceanografía, empresa creada en 1967 y dedicada a ofrecer servicios costa afuera y de mantenimiento para la industria petrolera.

Al principio, la empresa fundada por Amado Yáñez Correa, padre de Yáñez Osuna, se dedicó a ofrecer servicios de ingeniería aplicables a proyectos y construcción de obras marítimas petroleras, más tarde incorporó a su portafolio de servicios el de exploración y mantenimiento de yacimientos petroleros, de acuerdo con información de la empresa.

En 2014, la empresa fue acusada de fraude por más de 500 millones de dólares a Banamex y en octubre de ese año.

Ligan a Amado Yáñez, de Oceanografía, con toma violenta de empresa

Las tripulaciones de los cinco barcos que Oceanografía tenía asegurados como garantía de pago a sus extrabajadores, y que fueron abandonados en puerto en 2016 y 2017, denunciaron en su momento que Amado Yáñez, socio mayoritario, los mantenía casi en condiciones de esclavitud.

De ello dio fe Rogerio Castro Vázquez, presidente de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados, quien según sus propias palabras pudo ‘ver las precarias condiciones de estos trabajadores que están en altamar, abandonados’.

La Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República buscó de hecho que el caso fuera abordado como de ‘esclavitud laboral’, pues la empresa no solo dejó de pagar, sino de alimentar a los trabajadores, aun cuando sabía que la ley les impedía abandonar las embarcaciones. Ese es Amado Yáñez.

Pero la ofensiva hacia los trabajadores no comenzó cuando Yáñez dejó de pagarles y no los liquidó. En su momento, José Antonio González Anaya, exdirector del IMSS, explicó cómo Oceanografía operaba con subcotización:

‘Por cada trabajador no se cotizaba exactamente lo que realmente ganaba, pero también parte de la problemática es que los pagos se hacían a través de otras compañías, no directamente con esta’. De ahí que Yáñez y sus abogados ahora busquen lavarse las manos, argumentando que los trabajadores reclaman cifras ilógicas y que solo quieren hacer leña de un árbol caído.

El mes pasado llegó a las instalaciones de una empresa en Ciudad del Carmen, Campeche, con golpeadores, abogados y otras personas armadas a amedrentar al personal e incluso a dar algunos tiros al aire. Antes, habría hecho una llamada al director de la empresa para advertirle sobre que ahora ‘tomaría posesión’ de la misma como nuevo director, sin mayor justificación que su voluntad. Ese también es Amado Yáñez.

Esta jugarreta para apoderarse del edificio para retener por la fuerza y despojar de su cargo al administrador no solo provocó detonaciones de armas de fuego —por las que incluso un trabajador que buscaba proteger la puerta resultó herido— sino la presencia de las fuerzas federales y la detención de once personas. Amado Yáñez es también capaz de contratar como operador a alguien como Israel García de la Cruz, detenido en esta reyerta.

García de la Cruz no sólo es uno de los hostigadores a sueldo de Yáñez, quien ha amedrentado y amenazado de muerte a los obreros. Se dice que es quien maquinó todo para buscar el incendio total de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje. Cuando no logró su cometido, advirtió a algunos que habría más ‘chamba’ de acuerdo con una conversación filtrada de WhatsApp. Curiosamente primero se incendió la Junta y luego un vehículo a las afueras, presuntamente con una bomba molotov.

El barco Titán II, uno de los cinco buques de servicios petroleros de Oceanografía asegurados como garantía de pago a sus acreedores, se incendió el 9 de septiembre de 2018 y extrañamente ninguna autoridad intervino para sofocar el fuego.

El barco no tenía tripulación ni combustible, pues llevaba meses encallado, pero curiosamente esto sucedió casi a la par del incendio en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje que acabó con los expedientes de los trabajadores en reclamo de indemnizaciones. Sí, Amado Yáñez también es conocido por coordinar acciones como estas.

Su matón, García de la Cruz, no solo es capaz de incendiar instancias para eliminar información y documentos oficiales: en mayo del año pasado, García fue denunciado por trabajadores de Oceanografía, por sufrir un atentado justo frente a las instalaciones de la empresa, tras ser citados con mentiras para ‘recibir un dinero’ que los ayudaría con el sepelio de uno de sus compañeros. Al llegar estos, fueron emboscados y atacados a cuchillazos.

El periodista Alberto Barranco detalló incluso nombre y número de heridas para El Universal:

‘Aunque algunas versiones hablan de un intento de asalto, tres trabajadores de la firma fueron atacados a cuchilladas por un sujeto a unos metros de las instalaciones en la empresa, ubicada en Ciudad del Carmen, Campeche. Francisco Miguel Rodríguez recibió siete heridas; Enrique Pastor Cruz Carranza, tres. El tercero, Elías Marín, se salvó de un piquete en el cuello’.

En ese mismo texto, Barranco explica que el trabajador fallecido, José Máximo Pérez Sánchez, de 48 años, y para quien recibían ‘dinero de apoyo’ cuando fueron atacados, era uno de los que había permanecido en la Ciudad de México tratando de arreglar su situación. Su muerte, explica Barranco se manejó como un infarto cardiaco que ocurrió en Ciudad del Carmen, exactamente enfrente del barco Caballo del Trabajo, propiedad de Oceanografía, quien había acusado a la tripulación de saquearlo.

De acuerdo con una denuncia colocada ante el Ministerio Público y la versión a una radio local, la muerte fue sorpresiva. ¿No le parece oscuro como el petróleo el hecho de que el difunto fuera uno de los que protestaban cuando Amado Yáñez llegaba a los juzgados de Ciudad de México para hacer una diligencia?

Amado Yáñez es ya uno de los más famosos criminales de cuello blanco, cuyo corporativo, también conocido como OSA, fue acusado de obtener ganancias por más de 3 mil millones de dólares a través de operaciones fraudulentas con Petróleos Mexicanos con el cobijo de Vicente Fox e hijastros, los hermanos Bribiesca, y el mismo Felipe Calderón.

Pero ser un famoso criminal de cuello blanco no es lo mismo que ser un admirado capo de la droga, que incluso llega a convertirse en ídolo. Amado Yáñez ya es un personaje venido a menos en Ciudad del Carmen, el amigo ‘incómodo’, una especie de ‘apestado’, como se dice coloquialmente.

Los panistas de Ciudad del Carmen acusan a Yáñez de haber financiado la campaña del exalcalde priista Iván González. De acuerdo con la secretaria del PAN local en ese entonces, Iliana Herrera, ‘compraba a muchas autoridades con favores y presupuesto. Era intocable’.

El 14 de noviembre de 2017, el Tribunal de Enjuiciamiento condenó al exalcalde de El Carmen, Enrique Iván González López, y a Francisco Moguel Reyes, quien fue tesorero durante su trienio, a siete años con seis meses de prisión, luego de declararlos culpables de peculado por 9 millones 281 mil 392 pesos. Sí, Amado Yáñez es un hombre capaz de relacionarse con personajes como estos… y y ‘financiarlos’.

Con información de: Vanguardia, SDPnoticias

Comentarios de Facebook

¿Lo disfrutó?
¡Deja tu comentario!

¿Te gustó nuestra información?, por favor siguenos en Facebook