Familiares de niños con cáncer protestan ante la falta de medicamentos en Veracruz


Este martes, decenas de personas enfermas de cáncer –incluyendo niños- y sus familiares se dieron cita en el centro de Xalapa para denunciar el desabasto actual de medicamentos para combatir este tipo de padecimientos que existe en el estado de Veracruz.

Los inconformes se dieron cita en el Centro Estatal de Cancerología ‘Miguel Dorantes Mesa’ aproximadamente hacia las 9 de la mañana. Posteriormente, se trasladaron hacia el Palacio de Gobierno, ubicado en el centro de la ciudad, para continuar exigiendo al gobierno que se les provea con los insumos necesarios para continuar sus tratamientos y los de sus hijos.

Mientras tanto, en el puerto de Veracruz, otro grupo de manifestantes protestó a las afueras del Hospital Infantil por las mismas razones. Esta no es la primera protesta que los afectados realizan en la ciudad portuaria, ya que el pasado jueves bloquearon la avenida 20 de noviembre para exigir a la Secretaría de Salud que se reestablezca el suministro de medicamentos para el cáncer.

En la capital del estado, una delegación de funcionarios del sector salud acordó reunirse con los manifestantes para explicar las causas del desabasto y se comprometieron a realizar las gestiones para contar con los insumos para el viernes, a pesar de que en diciembre les dijeron que esto sucedería desde el 6 de enero.

Algunos de los padres de familia presentes revelaron las complicaciones que han enfrentado ante la falta de medicamentos para sus hijos, pues esto ha provocado un incremento en el precio de las mismas. Además, tienen que enfrentar gastos adicionales para el traslado y la atención a sus seres queridos, cuestionando seriamente el destino de los recursos del Seguro de Gastos Catastróficos, que presuntamente otorgaría hasta medio millón de pesos para la atención de cada paciente.

Esta no es la primera vez que la entidad enfrenta un escándalo relacionado con los medicamentos para combatir el cáncer infantil, ni tampoco el primero que enfrenta la actual administración. En 2017, el entonces gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, acusó a su antecesor –Javier Duarte- de haber ordenado tratar a niños enfermos de cáncer con agua destilada.

En cuanto al actual titular del sector salud en la entidad, Roberto Ramos Alor, ha estado en el ojo del huracán desde que asumió el cargo. El funcionario fue duramente criticado por su actuación ante la epidemia de dengue que afectó a Veracruz durante el año pasado, cuando dijo que solo era ‘un circo’ montado por la oposición. Durante su informe de labores fue señalado unánimemente como el peor secretario del gobierno de Cuitláhuac García Jiménez.

Con información de La Jornada y El Universal.

Imagen

Comentarios de Facebook
¿Te gustó nuestra información?, por favor siguenos en Facebook