Descubren posible desvío de recursos en Comedores Comunitarios durante el gobierno de Peña


La Secretaría de la Función Pública (SFP) abrió una investigación en contra del programa de Comedores Comunitarios de la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), debido a una serie de irregularidades en el manejo de sus recursos, el cual podría ascender hasta los mil 323 millones de pesos.

El órgano fiscalizador del gobierno detectó irregularidades en los recibos que Diconsa entregó en 2018, para comprobar la adquisición de insumos con dinero público para la operación de esta iniciativa –uno de los estandartes de la Cruzada Nacional contra el Hambre del gobierno de Enrique Peña Nieto– y que, en muchos casos, se utilizaron para comprar materiales que no tienen relación con el sector alimentario.

Una parte de esta investigación tiene bajo la lupa 15 facturas emitidas durante 2018, las cuales no cuentan con los vales para constatar que Diconsa utilizó los recursos para adquirir los productos que se le encomendaron. Esta anomalía podría tener un costo para el erario público de 311 millones de pesos.

Entre estos recibos, destaca uno utilizado para adquirir materiales promocionales. Por ejemplo, Sedesol encargó 285 mil playeras de cuello redondo, por un total de 69 millones 468 mil pesos. De igual forma, la dependencia pagó 40 millones 968 mil pesos por 285 mil gorras, 3 millones de pesos por 2 mil portapasaportes y 1 millón 856 mil pesos por 2 mil 700 camisas. Otros artículos incluidos en esta compra son agendas con memorias USB.

La Función Pública no solo no cuenta con los vales para comprobar que Diconsa cumplió con la entrega de estos recursos, sino que, además, constató que estos fueron adquiridos con un sobrecosto del 87 por ciento. Esto quiere decir que Desarrollo Social pagó 243 pesos por cada playera, 143 pesos por cada gorra, mil 500 pesos por cada portapasaportes, 687 pesos por camisa y 875 pesos por cada agenda con USB.

La SFP también observó otra anomalía en 405 facturas, en la cual los 34 mil 172 vales entregados por Diconsa tienen errores que no ayudan a comprobar la entrega de los recursos. Esta segunda irregularidad podría tener un costo para las finanzas públicas de mil 11 millones 400 mil pesos. Esto da un total cercano a los mil 323 millones de pesos, prácticamente la mitad de los 2 mil 546 millones de pesos otorgados a Diconsa durante 2018.

Los recursos para estas compras salieron del programa de Comedores Comunitarios, el cual permitió el acceso a comidas completas y saludables por 10 pesos a 612 mil 406 beneficiarios, por lo que, de comprobarse dichas anomalías, no solo se haría daño a la Hacienda pública, sino a miles de personas en situación de riesgo alimentario.

A pesar del alto nivel de aprobación entre sus usuarios, la mala distribución geográfica de las unidades y la falta de servicio en fines de semana hizo insuficiente esta iniciativa. El 78 por ciento de los comedores se ubicaban en tan solo cinco estados, entre los que destacan el Estado de México –lugar de origen de Peña Nieto- y Guerrero, ambos gobernados por el PRI y que acapararon el 60 por ciento de las sedes,los recursos y de las irregularidades.

Sedesol fue una de las dependencias federales más señaladas por sus malos manejos. En 2018, año en el que sucedieron las anomalías investigadas por la Función Pública, la secretaría tuvo a dos titulares, ambos cercanos al presidente: Luis Miranda Nava y Eviel Pérez Magaña. Al comienzo de la anterior administración, la dependencia estuvo a cargo de Rosario Robles, señalada por su implicación en el esquema de desvío de recursos conocido como la ‘Estafa Maestra’.

Con información de El Universal.

Imagen: ESPECIAL

Comentarios de Facebook
¿Te gustó nuestra información?, por favor siguenos en Facebook