La economía se recuperará hasta el último trimestre del año si se controla al coronavirus


La pandemia del coronavirus COVID-19 ha tenido un fuerte impacto en la economía mundial. Las previsiones de crecimiento del Fondo Monetario Internacional eran del 5.9 por ciento a nivel global; sin embargo, debido al impacto de la enfermedad en los mercados bursátiles, estas se han reducido a 2.1 por ciento y las tendencias continúan a la baja.

De acuerdo con José Ignacio Martínez Cortés, profesor de la UNAM y coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN), la economía mundial podría comenzar su recuperación en el cuarto trimestre del año, si la epidemia mundial es controlada entre junio y julio.

El economista mencionó que esto se debe a que el contagio se originó en la ciudad de Wuhan –provincia de Hubei-, lugar en el que se interconectan 17 cadenas globales de comercio, lo cual afecta a todo el sistema económico, ya que China es el principal productor de manufacturas para sectores como el automotriz, el textil, el del calzado y hasta la fabricación de partes para la industria aeronáutica.

Tras la detención de las cadenas de producción, ocasionadas por la expansión del virus, la Organización Mundial del Comercio (OMC) estima que el comercio de mercancías sufrirá una baja de 1.9 por ciento durante 2020, contrastando con el crecimiento de 3.7 por ciento que había experimentado el año pasado.

Debido a las consecuencias económicas que podría desencadenar la epidemia, varios países han comenzado a tomar medidas como la reducción o suspensión temporal de impuestos y el otorgamiento de subsidios. Entre estas naciones se encuentran Estados Unidos, Japón, Francia, Alemania y China.

Ante este panorama, los especialistas que integran el LACEN han propuesto a las autoridades gubernamentales un plan de contingencia económica, a través se busca evitar que los ingresos de la mayor parte de la población se vean afectados por la falta de ventas que sufrirán las empresas.

Este plan propone estimular el consumo interno, así como fortalecer rubros como la inversión pública en infraestructura y el turismo, los cuales equivalen al 11 y 8.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), respectivamente. También se propone invertir en las grandes obras que está emprendiendo el gobierno federal, como el Aeropuerto de Santa Lucía o la refinería de Dos Bocas; y promover la confianza del sector empresarial hacia sectores estratégicos.

Con información de El Imparcial.

Imagen: ESPECIAL

Comentarios de Facebook
¿Te gustó nuestra información?, por favor siguenos en Facebook